Aikido Fernando Villasanta en la Universidad de Alicante UA

 

La Universidad de Alicante incluye el Aikido entre una de sus actividades físicas mensuales.
Empezamos el día 2 de octubre de 2020.

Las clases estarán dirigidas por Fernando Villasanta 5° Dan y Shidoin.

Virtudes o razones de porque aprender esta disciplina y que esperamos te animen a acercarte a este interesante Arte Marcial.

Porque aprendes a educar al cuerpo, a corregir la postura y a desarrollar una mayor coordinación físico-motriz.

Porque es una actividad saludable y una práctica deportiva moderada, que fortalece el cuerpo y tonifica el músculo, al tiempo que aumenta la elasticidad y los reflejos.

Porque es un Arte Marcial no violento y en el que que no se necesita fuerza física para su desempeño.

Porque es un buen sistema de defensa personal, moderno, óptimo y racional.

Porque desarrolla y trabaja la unificación cuerpo-mente.

Porque puede ser practicado por cualquier persona, sin importar sexo, edad o condición física.

Porque no existe competición alguna. La única competición que cabe es la que se tiene con uno mismo.

Porque te ayuda a adquirir un mayor autocontrol, concentración.

Porque el practicante se ejercita en virtudes como la valentía, el coraje, la destreza, la templanza, la justicia y la superación personal.

Porque te permite respetar en mayor grado a los demás, y a no subestimar nunca a nadie.

Porque es una actividad original y diferente al resto.

Porque su aprendizaje constituye un auténtico reto, y los retos son los mejores maestros que tenemos.

Porque el Aikido, en un momento dado, puede salvarte la vida.

Estamos en el Pabellón Cubierto de la Universidad de Alicante. Cómo llegar.
La Universidad dispone de un magnífico Tatami de 8x8m en una sala de 26x13m y entre 5 y 8m de altura. Se encuentra en la Primera Planta del Pabellón Cubierto.
Plano de la UA en PDF. (el Pabellón Deportivo es el edificio 1)
PDF Descripción de la actividad de Aikido UA.

Cómo realizar la inscripción y precios.

Para más información:
fernandovsanta@gmail.com
WhatsApp 616234641

Nos puedes visitar también en la Escuela de Artes Marciales en San Vicente del Raspeig: Martes y  Jueves de 20:30h-22:00h.

También Aikido Kids (Infantil y junior), los Martes y Jueves de 18:30 a 19:30h y de 19:30 a 20:30h.

Prueba una clase sin compromiso.

Te esperamos.

Nos vemos en el tatami.

Síguenos en las Redes Sociales:

Síguenos en FacebookSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

PROFESOR:

Fernando Villasanta 5º Dan   Aikikai Shidoin

WhatsApp. 616234641

fernandovsanta@gmail.com

 

Día 1 de septiembre 2020

Martes 1 de septiembre de 2020 volvemos a las clases de Aikido después de 6 meses sin práctica.
Hemos empezado con riguroso protocolo toma de temperatura gel hidroalcohólico mascarillas y distancia de seguridad para plástica.
Este comienzo ha sido con sensaciones diferentes pero con mucha ilusión y esperando qué pase pronto estás restricciones a la hora de la práctica y volver con más fuerza y ganas de entrenar.
Nos vemos en el tatami.

Meditación Fernando Villasanta

Empezamos nuevo curso 2020/21.

Nos encontramos en las instalaciones de la Ciudad Deportiva Municipal de San Vicente del Raspeig (Alicante).
Calle Denia Nº6 en la sala del Tanami.

Ven y conocernos.

Dirigida por Fernando Villasanta.

La primera clase GRATIS.
Sin matricula.

Horarios:

De 17:30 a 18:30

Una palabra mía que define quizás la forma de entender la meditación seria escuchoterapia.

Para más información haz click aquí.

Curso 2020/21

Empezamos el nuevo curso 2020/21.

Nos encontramos en las instalaciones de la Ciudad Deportiva Municipal de San Vicente del Raspeig (Alicante).
Calle Denia Nº6 en la sala del Tanami.

Ven y conoce este arete marcial.

Dirigida por Fernando Villasanta 5º Dan Aikikai y Shidoin.

La primera clase GRATIS.
Sin matricula.

Horarios:
De 19:30 a 20:30.
De 20:30 a 22:00.

Shuudan Koudou o caminar sincronizado

Shuudan Koudou es el arte japonés de caminar con precisión sincronizada. También podríamos decir que es un deporte, ya que en Japón andar allí si que lo es.

Hacia delante, marcha atrás, despacio y corriendo, los japonenses son capaces de crear estas impresionantes coreografías donde parece increíble que ni siquiera se rocen.
Durante más de 50 años, los estudiantes de la Universidad de Ciencias del Deporte de Nippon en Japón han practicado Shuudan Koudou , que se podría traducir también como -acción colectiva-.

Con el vídeo sobran las palabras.

Wagasa paraguas japones

Estos paraguas están confeccionados con madera de bambú y papel washi, un tipo de papel artesanal, moldeado a mano que es delicado pero muy fuerte y duradero.

La producción de estos wagasa comenzó en la era Kamakura y fue durante el Período Edo que se popularizaron. El papel es impermeable y este tipo de textura ingresó a Japón proveniente de Corea durante el Período Asuka. Primero se hizo presente en las ceremonias budistas y fue durante el Período Heinan que las técnicas de elaboración se perfeccionaron.

Con el paso del tiempo los pigmentos y la cera empezaron a aplicarse a la superficie del papel. Un comerciante japonés llamado Luzon Sukezaemon, bastante rico, trajo una sombrilla de sus viajes a Filipinas y eso ayudó a popularizar el objeto. Samurais, geishas y nobles empezaron a portarlos aunque con la llegada del paraguas moderno y occidental la industria del wagasa fue perdiendo terreno y hoy en día es un arte muy escaso.

Confeccionar uno de estos paraguas lleva tiempo y uno de muy buena calidad puede tarde meses en terminarse.

El papel se hace a mano sin pulpas y fibras y se lo unta con aceites vegetales para que se vuelva impermeable, el bambú se corta en varas delgadas, secas, y se conectan unas a otras antes de pegarles el papel. Eso hace que el paraguas sea fuerte pero que debas tener cuidado a la hora de guardarlo. No durará toda la vida así que hay que cuidarlo y mimarlo mucho.

Si se cuida un poco podemos tenerlo unos 20 años. No creamos que no si no lo usamos nos va a durar más tiempo, no al contrario, guardarlo nuevo  y sin abrir le va hacer mal al wagasa. Se debe abrirlo ys ecarlo bien con una toalla si se moja y guardarlo en un sitio ventilado.

Ema, tablillas japonesas

El origen del nombre de la palabra “Ema” significa literalmente “imagen de caballo” en japonés, esto viene referido porque en el pasado se creía que los dioses o en japones kami habían venido al mundo de los mortales viajando a caballo.

Es por lo que para ser escuchados por los dioses y que cumplieran sus plegarias o deseos se les dejaban caballos de ofrenda en los santuarios.
El origen de la idea de usar tablillas con un diseño artístico, nace junto con el teatro kabuki quienes hacían donaciones del arte de sus obras y espectáculos a los distintos santuarios a modo de ofrenda, con el paso del tiempo, las obras de arte sustituyeron a los caballos y se mezclaron, tomando forma cada vez más pequeñas y representativas.

Las tablillas originales solo se pueden conseguir en Japón, ya que son fabricadas y vendidas en los santuarios sintoístas a un costo económico, (la gente también las compra como recuerdo o para regalar) este ingreso así como el de otros amuletos sirve para que el santuario pueda financiarse y mantenerse en buen estado, esto quedaría justificado por que si fueran gratis y esto no implicara ningún sacrificio mínimo de nuestra parte los dioses entonces nos ignorarían.

Se pueden pedir deseos de cualquier cosa, principalmente se suelen pedir por la salud, suerte en los negocios o en el amor, pero incluso también se puede pedir cosas como aprobar un examen de una materia en concreto etc.
Una vez tengamos el deseo se cuelga y esperaremos a que los dioses lo vean y no lo concedan.
Importante es pedir un deseo por tablilla siendo claro y conciso.

Al finalizar el año, todas las tablillas de cada santuario son quemadas en una ceremonia que se realiza para que el humo causado sirva como agradecimiento a los kami por los deseos y plegarias cumplidos.

Kodo o camino del incienso

kōdō, literalmente se traduce como camino del incienso, en la era Muromachi (siglo XV) quemar incienso se convirtió en un arte el arte del Koh-Do, este es el arte japonés de la apreciación del incienso o ceremonia del incienso, ya que va unido a una conducta y códigos determinados.

El kōdō incluye todos los aspectos del proceso, desde las herramientas utilizadas (kōdōgu), muchas de las cuales, igual que en la ceremonia del té son objetos de arte, hasta actividades lúdicas (juegos para adivinar cuales son los aromas e inciensos utilizados) como el Kumikō y el Genjikō.  Es una ceremonia en la que se disfrutan las fragancias y se cultiva la sensibilidad. El proceso o ritual se realizaría en una habitación tranquila donde los participantes sienten (escuchan) las fragancias siguiendo ciertas normas de etiqueta. Consiste en dejar atrás el ajetreo de la vida diaria, calmar la mente y dirigir la mirada hacia el interior de cada uno.

Como en las artes marciales, la maestría del Kodo permite elevar el espíritu y profundizar en la concentración.

El kōdō es una de las tres artes clásicas del refinamiento japonés, siendo las otras dos el ikebana y el chadō, pero es relativamente desconocido en el Japón actual.

Castillo de Edo

La historia del castillo de Edo se remonta al Período Heian cuando un palacio fortificado fue construido por el clan de Edo en este sitio. En 1457 el clan Uesugi construyó el primer castillo de Edo. El castillo permaneció bajo el control de la familia Uesugi hasta que la venida de los Tokugawa. Antes de Tokugawa Ieyasu, Edo (Tokio) era más que otra ciudad en el área de Kanto. En parte debido a la revolucionaria planificación de la ciudad de Ieyasu, la ciudad de Edo se desarrolló a gran velocidad y rápidamente se convirtió en el centro social y político de Japón.

En 1590, después de Toyotomi Hideyoshi completó la unificación de Japón concedió el señorío sobre la mayor región de Tokio a su lugarteniente Tokugawa Ieyasu. Tokugawa pudo haber gobernado desde la ciudad del castillo bien establecido de Odawara (80 kilómetros al oeste de Tokio); en cambio, tomó la oportunidad de construir una nueva ciudad de la aldea subdesarrollada de Edo. En un poco más de 100 años, la población de Edo crecería a más de un millón de personas, por lo que es la ciudad más grande en el mundo.

Cuando se convirtió en Shogun Tokugawa en 1603, Edo se convirtió efectivamente la capital de Japón. Movilizó a una fuerza de trabajo de todas las partes del país para construir las enormes paredes de piedra, torres de vigilancia, y los palacios del castillo. El castillo era el corazón de la ciudad de Tokugawa y el castillo más grande en el mundo. El diseño del castillo fue obra del gran arquitecto del castillo, y el amigo de Ieyasu, Todo Takatora.

El foso exterior 15 kilometros y el foso interior 5 kilometros conectan con el río Sumida en una espiral más o menos alrededor del recinto interior del castillo. Toda la 15 kilometros del foso exterior fue cavado y completó en unos cuatro meses, una hazaña increíble en cualquier siglo. Estos fosos interior y exterior se cruzaron por 36 puertas, muchos de los cuales han dejado su huella en la toponimia conocidos: Hanzomon, Toranomon, Akasaka Mitsuke (-mon y -mitsuke son puertas); Hitotsubashi, Kandabashi, Suidobashi y Iidabashi (-bashi significa puente) son todos los mismo nombre de esos puentes fortificados. Templos budistas fueron incluso estratégicamente ubicadas en el Nordeste (Kaneiji Templo) y suroeste (Templo Zojoji) para alejar los malos espíritus, de acuerdo con el feng shui japonés.

Desde el final del Período Edo (1868), Tokio ha sufrido calamidades como el Gran Terremoto de Kanto (1923) y la Segunda Guerra Mundial donde los incendios destruyeron gran parte de la ciudad. Aun así, todavía se pueden encontrar restos del castillo original dispersos por Tokio. Hay alrededor de 20 edificios originales (3 de las puertas están registrados como propiedades culturales importantes) y secciones de las fortificaciones cantería se puede ver toda la ciudad.

Los seis compuestos principales rodeados por el foso interior permanecen casi como estaban al final del Período Edo. Los compuestos occidental y Fukiage se conoce ahora como el Palacio Imperial y la Primera, Segunda y Tercera compuestos se denominan los “Imperial Palace East Gardens.” Se puede ir andando a los jardines, pero el público sólo se permite en los terrenos del Palacio Imperial en ocasiones especiales. El compuesto del Norte es el hogar de un parque, museo, y el famoso salón de eventos Budokan. Correr alrededor de este núcleo central es un curso muy popular para los corredores de Tokio. Cualquier día de la semana, verá innumerables corredores que hacen el 5 kilometros caminata por los jardines del castillo. Muchas personas no se dan cuenta que las paredes de piedra maciza y vía fluvial que correr alrededor estaban las murallas del castillo originales y foso. A lo largo de este curso también se puede disfrutar de las vistas de 9 puertas y 3 torres de vigilancia, como la Puerta de Otemon.

La cantidad de piedra que ha perdurado durante los últimos 400 años es sorprendente teniendo en cuenta todo lo que han resistido. Cada piedra estaba en condiciones expertamente juntas sin mortero para proporcionar flexibilidad suficiente para soportar a través de cientos de años de los terremotos. La mayor parte de las paredes de piedra y fortificaciones del foso exterior fueron destruidos para dar paso a los nuevos desarrollos en la década de 1900. Sotobori Dori (Outer Moat Road) se construyó sobre una parte del foso exterior después del llenado mayor parte de ella. El canal a través de la parte norte de la actualidad el castillo es la única parte del antiguo foso que no estaba lleno. Si usted camina por los altos terraplenes que de vez en cuando venir a través de las ruinas de las fortificaciones originales.

Por 264 años, 15 generaciones de Tokugawa gobernaron Japón del castillo de Edo. El Tokugawa cedió el control del castillo cuando perdieron la guerra Boshin en 1868. El emperador fue restaurado como el gobernante de Japón y se trasladaron al Castillo Edo. En este momento, la ciudad pasó a llamarse Tokio, o “capital del este”. La próxima vez que nos encontremos en Tokio  (sea la primera vez o no) o incluso si miramos un mapa de la ciudad, tengamos en cuenta la gran zona verde en el centro y pensemos acerca de cómo el castillo define la ciudad de Tokio hoy.

Meditación Fernando Villasanta

El término meditación es difícil de explicar pero podríamos decir que se refiere a un amplio espectro de prácticas que incluyen técnicas diseñadas para promover la relajación, construir energía interna o fuerza de vida (en las artes marciales se conoce como ki, chi, etc.) y desarrollar compasión,amor, paciencia, generosidad y perdón.
Dicho esto necesitamos entrenar la mente y el corazón para  poder llegar a una mayor libertad mental y emocional. A la meditación se le asocia  normalmente con las tradiciones espirituales más importantes, especialmente con el Budismo.
Las prácticas de meditación que practico tienen una estructura sencilla y cualquier persona las puede hacer al margen de sus creencias  y cualquiera que  sea su estado de salud o condición física. No implica “controlar la mente” ni visualizaciones complejas con mantras complicados. Es al contrario  simplemente es un entrenamiento para llegar a ser más consciente de las experiencias mientras ocurren y como afrontarlas.

Con esta ilusión he creado un blog sencillo que se llama Meditación Fernando Villasanta, que es una manera de introducirnos en este mundo de la meditación de forma fácil y cómoda.

Espero que os guste.

Gracias por estar.

Wabi Sabi o la belleza de la imperfección

Las palabras por separado “wabi” y  la palabra “Sabi”, no tienen una tradución sencilla. Inicialmente «wabi» era un concepto que tenía que ver con la soledad, con el hecho de vivir en la naturaleza y lejos de la sociedad, mientras que «sabi» es un concepto relacionado con lo frío, flaco o marchito.

Sin embargo, esta tradición de estos conceptos fueron evolucionando a lo largo del tiempo hasta llegar a nuestros días con el significado actual que conocemos.

Así, “Wabi” es ahora la representación de la simpleza rústica, la elegancia subestimada, la frescura o la quietud mientras que “Sabi” es la belleza o la serenidad que aparece con la edad, cuando la vida del objeto se hace evidente en su desgaste o en los arreglos visibles.

La naturaleza es perfecta, aunque está llena de imperfecciones. La filosofía intenta imitar esa eterna paradoja y el resultado es impresionante o simplemente sorprendente.

Nada dura, nada está completo y nada es perfecto. Estas serían las tres claves sobre las que se basa el wabi sabi.

El Wabi Sabi es un concepto elaborado directamente de la filosofía budista Zen, basada en la contemplación de la naturaleza y la aceptación de su continuo ciclo de nacimiento, crecimiento, decadencia y muerte.

Hashioki o soporte de palillos

Es un soporte donde se apollan o reposan los palillos siendo muy tradicional en la cocina japonesa. Una de sus funciones y más importante es prevenir que se contaminen los palillos y que rueden por la mesa, junto con una buena presentación en la mesa ya que visualmente nos están dando la bienvenida.

En Japón, los Hashioki se emplean generalmente en las cenas formales y se colocan de frente y a la izquierda del cuenco. Los palillos se colocan en paralelo al borde de la mesa con las puntas mirando a la izquierda.

Suelen estar elaborados de diferentes materiales siendo el más tradicional el de madera, pero también los encontramos de cerámica, vidrio, e incluso los más exclusivos se elaboran de Jade.