AIKIDO EN GÜÉJAR SIERRA

Después del madrugón del sábado y de un largo viaje, llegamos a Güéjar Sierra y descubrimos un entorno maravilloso, ideal para la práctica del Aikido, con una tranquilidad que te preparaba para el entrenamiento (nuestro cuerpo lo venía pidiendo a gritos durante el camino); fuera crispaciones, fuera negatividad, nuestro KI se cargaba de energía y comenzaba lo bueno.

La práctica con Luís Sensei, absolutamente enriquecedora, es un gran estudioso del Aikido, se nota que ama “el arte de la paz” y transmite ese amor en sus cursos. Un sensei generoso que en el tatami da todo lo que tiene, sin reservas. Hemos profundizado en conceptos como “tai atari”, “tai sabaki” y algo que me gustó mucho: ROBAR EL CENTRO AL UKE, que no nos lo regale.

Esto último ha sido muy interesante, un acto en principio sencillo pero que conlleva una gran reflexión para que su ejecución sea la correcta. Aquí tan importante es el trabajo de TORI como el de UKE que ha de ser sincero, con un ataque verdadero pero sin agarrotamientos. Tori ha de ejecutar la técnica entrando y robando el centro de Uke que debe protegerlo porque de lo contrario quedaría expuesto de forma gratuita, siendo nuestros trabajos inútiles y falsos, meros ejercicios de coreografía. También nos recalcó la importancia de las posturas, tanto de Tori como de Uke, buscando siempre el equilibrio y la mayor marcialidad posible, tomando las distancias necesarias para ejecutar las técnicas.

Otra grata sorpresa ha sido el trabajo de JO. Sin emplear más fuerza que la justa, provocando desequilibrios al generar vacíos y aprovechando los puntos de apoyo. Muy interesantes las sensaciones en este trabajo, realmente bueno.

Con los cursos de Luís Sensei siempre pasa lo mismo, despiertan algo dentro de nosotros que nos hacen reflexionar días después del curso. Esa huella que dejan sus enseñanzas que hace que nuestra mente vuelva al tatami aunque ya cada uno estemos con nuestras tareas cotidianas.

En resumen, un fin de semana que esperamos se repita año tras año, a los alicantinos nos tienes “enganchados”. Gracias a Luís por sus enseñanzas, tanto dentro como fuera del tatami y siempre con una sonrisa. Gracias a todos los compañeros del curso por el buen ambiente y por el buen KIMOCHI en el tatami. Y gracias a Guillermo por una genial organización que permitió un fin de semana perfecto.

DOMO ARIGATO.

  Texto escrito por Juanfran (mi secretario).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s