Uniformes escolares, curiosidades

Cuando paseas por Japón, al principio te llama mucho la atención el uniforme de las escolares de marinero. Los chicos suelen llevar uno más discreto, o serio, pero las chicas, aunque cambian el color o diseño en función de la escuela siempre visten igual.La razón por la que millones de chicas que van al instituto llevan esa tela colgando en la espalda como la de un marinero es muy interesante y probablemente desconocida para la mayoría de ellas. En la foto podemos ver señaladas con una flecha de lo que estamos hablando.

Realizada por: Fernando Villasanta

Realizada por: Fernando Villasanta

Me la contaron y me resultó muy curiosa la razón por la que este traje tiene este curioso diseño y es la siguiente:
En el mar, suele haber bastante viento, y cuando hay reuniones en cubierta y escuchan al capitán, es muy difícil poder escuchar lo que dice, por culpa del viento dichoso o el sonido del Mar, olas, etc. Para poder escucharle, se levantan ese pedazo de tela por detrás de la cabeza, y lo sujetan con las manos, para que la tela haga un efecto de embudo por detrás, y el sonido de la voz del capitán rebote, y les llegue al oído, como si fuera una antena parabólica. El viento, tampoco puede llegar tan fácilmente a las orejas, reduciendo el ruido que produce al chocar con ellas. Hoy en día, nadie lo utiliza para eso en los institutos pero todas las chicas lo llevan, se ha quedado de herencia y ahora es más bien por estéticas que por otra cosa. Curioso verdad.

Anuncios

Importante, el lenguaje no verbal

Si tienes planes de viajar a Japón y no quieres que tu experiencia se convierta en Lost in Translation, toma nota de estos consejos imprescindibles para que conozcas el país y puedas conectar con la cultura y la gente niponas. Recuerda que el lenguaje no verbal, el protocolo y los rituales son los pilares básicos de la cultura japonesa.

Saludo. La regla de oro es el respeto. Cuando conozcas a alguien deberás decir Sumimasen e inclinar la cabeza. Esto es algo que los japoneses valoran mucho. Cuanto mayor es la inclinación y su duración, mayor es el respeto por esa persona. Es importante que te dirijas a la gente por su apellido y agregando el sufijo san (señor) para hombres y sama (señora) para mujeres.

Buenos modales en la mesa. Una vez elegido el restaurante, lo primero es dirigirse al maître para decirle: yuro-shiku (por favor, cuídenos). La comida se pide lo antes posible y se come, sin dilación, apenas llega. Las conversaciones se reservan para el té. Si cenas con un grupo de amigos, espera a que todos tengan sus bebidas y a que el anfitrión diga kampai (salud), para beber el primer sorbo. Los hombres se sientan a la mesa con las piernas entrelazadas una con la otra. Las mujeres, en cambio, se sientan con las rodillas a un lado, o con las rodillas dobladas y sentadas sobre sus talones. Hacer ruido mientras comes y llevarte el plato de sopa a la boca con las manos está bien visto, es un signo de que estás disfrutando de la comida. Compartir los platos es una práctica habitual, pero comer o beber en la calle mientras se camina llama mucho la atención, sólo los pobres lo hacen en Japón.

No dar propinas. En Japón las propinas no existen bajo ninguna situación, ni en taxis ni restaurantes, ya que se puede considerar una ofensa.

El uso de palillos. El ritual en torno a los palillos es sumamente importante. Es muy probable que te veas en la necesidad de usarlos, así que aprende a utilizarlos. Frotarlos indica que pensamos que el restaurante en el que estamos es de baja calidad. Nunca hay que clavar los palillos en un plato, ni dejarlos sobre el mismo cuando no se utilicen, siempre se apoyarán en el reposapalillos.

El espacio. La distancia es importante. Al menos debe haber un metro entre los interlocutores y el contacto visual no debe prolongarse mucho tiempo. Al sentarse hay que intentar que los pies no apunten hacia nadie y que la suela esté apoyada en el suelo. En las casas hay que descalzarse y ponerse las zapatillas que nos ofrezcan los dueños de la casa. Nos descalzaremos para pisar el tatami.

Piensa en las tradiciones. La cultura japonesa está basada en la tradición y el respeto a sus mayores, y enfocada en la comunidad. Recuerda que aunque seas un turista, eres parte de ellos, así que evita llamar la atención hacia tu persona: bajo ninguna circunstancia te suenes la nariz en público o hables por el móvil en zonas públicas donde haya personas a tu alrededor.

Baños públicos. Los baños públicos en Japón son toda una tradición que aún está viva y se mantiene. El Sento, que es el vecindario con casas de baños, puede encontrarse en las grandes ciudades y en los pequeños poblados. El baño se da después de haberte duchado y dura 10, 20 ó 30 minutos. Es una practica diferente, pero muy relajante. Si tienes la oportunidad es algo que no te puedes perder.

Algunas de estas recomendaciones ya las recordamos tiempo atras, pero ahora las hemos ampliado. En Japón asumirán que hablas inglés, de forma que cuando se dirijan a ti lo harán en este idioma. Si no lo dominas, te recomendamos que practiques algunas frases básicas antes del viaje, ellos siempre intentarán practicar su inglés contigo.