Kemari

Kemari, también llamado Kenatt, es el nombre que recibió un juego de pelota que se practica en Japón desde el siglo VI d. C. Es considerado uno de los antecesores primitivos del fútbol actual.
KEMARIjuego
El kemari fue creado a partir del deporte chino del cuju que se introdujo en Japón alrededor del 600 d. C. durante el Período Asuka. Los caracteres para el kemari son los mismos que para el cuju en chino. Más tarde el tsu chu (cuju) y otros juegos emparentados perdieron su popularidad en China y el Sureste Asiático, de forma que sólo el kemari ha sobrevivido.

Es jugado normalmente por entre seis a ocho personas, aunque el número puede variar de 6 a 12 jugadores llamados mariashi. El juego consiste en impedir que la pelota toque el suelo únicamente con la ayuda de los pies y mediante pases al resto de jugadores. Cuando un jugador patea el balón debe gritar “¡ariyaaa!” y “¡ari!” al pasarle el balón a otro jugador.

El balón llamado Mari, es una pelota de entre 23 a 25 cm de diámetro hecha con cuero de ciervo y rellena de serrín.

La pista de juego es llamada kikutsubo y tiene aproximadamente 15 m de longitud, aunque el tamaño del campo puede variar en función de los jugadores. El kikutsubo está delimitado por cuatro árboles plantados en cada esquina, tradicionalmente estos árboles son: cerezo, arce, sauce y pino, que representan las cuatro estaciones del año.

Se considera que el kemari es de carácter no competitivo, por lo que no hay ganadores ni perdedores sino que todos los jugadores colaboran para mantener la pelota en el aire. Aunque existen discrepancias y hay quien considera que sí había competición de forma que ganaba el equipo que más toques consiguiera. Sí se sabe con certeza sin embargo, que los buenos equipos o jugadores de kemari eran recompensados con regalos y favores por parte del emperador.

Inicialmente el kemari fue jugado por la aristocracia pero entre los siglos X al XVI, época de oro para el kemari, el juego se expandió a todas las clases sociales y se transformó en la inspiración de poetas y escritores.

Con el tiempo el kemari fue perdiendo popularidad en favor de otros deportes tradicionales japoneses, por lo que en 1903 el emperador Meiji fundó la “Asociación para la Conservación del kemari”, cuyo objetivo es evitar la desaparición de este deporte tradicional japonés. Actualmente el kemari apenas es practicado durante algunos festivales.

El traje con el que se practica el kemari es conocido como kariginu. Un traje de seda popular en la era Asuka cuya principal característica son sus largas mangas.

Anuncios

Juego japonés GO

El go es un juego de tablero estratégico para dos jugadores. Es también conocido como igo (japonés), weiqi (chino) o baduk (coreano). El go es notable por ser rico en complejas estrategias a pesar de sus simples reglas.

El juego se realiza por dos jugadores que alternativamente colocan piedras negras y blancas sobre las intersecciones libres de una cuadrícula de 19×19 líneas. El objetivo del juego es controlar una porción más grande del tablero que el oponente. Una piedra o grupo de piedras se captura y retira del juego si no tiene intersecciones vacías adyacentes, esto es, si se encuentra completamente rodeada de piedras del color contrario.

Ubicar piedras juntas ayuda a protegerlas entre sí y evitar ser capturadas. Por otro lado, colocarlas separadas hace que se tenga influencia sobre una mayor porción del tablero. Parte de la dificultad estratégica del juego surge a la hora de encontrar un equilibrio entre estas dos alternativas. Los jugadores luchan tanto de manera ofensiva como defensiva y deben elegir entre tácticas de urgencia y planes a largo plazo más estratégicos.

El go se originó en China hace más de 2 500 años y aunque no se sabe con exactitud cuándo fue inventado, hacia el 300 a. C. era ya un pasatiempo popular, como viene indicado en una referencia al juego en los Analectas de Confucio. Restos arqueológicos muestran que este antiguo juego se jugaba en un tablero de una cuadrícula de 17×17, pero en la época en la que el juego ya había llegado a Corea y Japón, sobre el Siglo VII, los tableros habituales eran ya de 19×19.juego-go de luxe

El juego es muy popular en Asia Oriental, pero recientemente ha ganado cierta popularidad en otras partes del mundo. El go llegó a Europa a través de Japón, por ello es más conocido en ese continente por su nombre japonés.

Lo divertido del juego es que las reglas son extremadamente simples, mucho más que el ajedrez, se puede aprender en tan solo cinco minutos, pero encierra una complejidad extraordinaria: dominarlo lleva toda una vida. Pensad que los ordenadores ya han ganado a los humanos en el ajedrez; sin embargo, aún no se ha conseguido que ningún ordenador derrote al GO a un jugador humano de nivel medio (esto es porque un programa informático puede albergar en sus neuronas digitales infinidad de secuencias de movimiento, y batir a cualquier humano en lo que a táctica de combate y teoría se refiere, pero es incapaz de superarnos a nivel estratégico e intuitivo), y no creáis que se dedican pocos esfuerzos a la programación de inteligencia artificial para juegos de GO (se celebran concursos a nivel mundial).

Los jugadores GO usan un sistema similar a las artes marciales: conforme van mejorando su juego, van subiendo de grado (desde 30 kyu a 1 kyu) hasta llegar a lo que sería cinturón negro (primer dan), momento en que se le concede el grado de “maestro”, y después sigue avanzando hasta noveno dan. De este nivel sólo hay unas pocas personas en todo el mundo… Para que tengáis una referencia, el Presidente Honorario de la Asociación Española de GO, que es la máxima autoridad en Europa, es un japonés mayor la mar de simpático llamado Sr Mikami, que lleva toda su vida dedicado sólo al juego… y es 6º dan.