Santuario Kamigamo Kioto

El Santuario Kamigamo es un importante Santuario sintoísta situado cerca de las orillas del Río Kamo (al norte de la ciudad nipona de Kioto) y fue fundado en el 678.
Se le conoce como Santuario Kamo-wakeikazuchi (Kamo-wakeikazuchi jinja). El término jinja identifica a la familia kamo de los kami, o las deidades que son veneradas en el sintoísmo. Éste término también se refiere al ámbito del bosque cercano al santuario, que son vestigios de la antigua selva de Tadasu no Mori, además de hacer referencia a los habitantes del área cercana, los del Clan Kamo, muchos de los cuales continúan viviendo en las cercanías del Santuario al que sus antecesores históricamente sirvieron.
santuario kiotoEl Kamigamo constituye uno de los Santuarios sintoístas más antiguos que actualmente existen en Japón, siendo también uno de los diecisiete “Monumentos históricos de la antigua Kioto” que en 1994 fueron designados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
En japonés, el término Kamo-jinja es la referencia general para referirse tanto al Santuario Kamigamo como al Santuario Shimogamo, los dos tradicionalmente relacionados con los Santuarios Kamo de Kioto.
Así mismo, el Santuario hace la función protectora de Kioto de las influencias malignas.
El santuario Kamigamo está dedicado a la veneración de Kamo Wake-ikazuchi, el kami de los truenos.

Anuncios

Fushimi Inari Taisha

El Fushimi Inari Taisha, es fundado en el 711, siendo el principal santuario (jinja) sintoísta dedicado al espíritu de Inari, y situado en Fushimi-ku, uno de los distritos de Kioto (Japón). El santuario se encuentra situado en la base de un montaña también conocida como “Inari”, que incluye varios senderos para llegar a otros santuarios más pequeños.KyotoFushimiInari
Es especialmente conocido por los miles de toriis rojos que delimitan el camino por la colina en la cual se encuentra situada el santuario. Caminar los 4 kilómetros de caminos con toriis es una experiencia preciosa recomendable para todo el mundo sin ningún lugar a dudas, pero puede ser un paseo bastante cansado porque el santuario se encuentra a los pies del monte Inari por lo que los caminos siempre van subiendo. Los torii son donaciones de particulares, familias o compañías. Al espíritu de Inari se le considera como protector de las cosechas, especialmente de arroz, y en consecuencia históricamente ha sido asociado con la riqueza. Las compañías a menudo hacen ofrendas a los santuarios de Inari en forma de barriles de sake o de torii. Se le considera uno de los lugares más bellos de Kioto, y uno de los símbolos de Japón.
En el año 2005, apareció en la película estadounidense Memorias de una geisha.

Kioto

Kyoto (京都) fue la capital de Japón y residencia del emperador desde 794 hasta 1868, durante más de 1200 años, se originó una cultura espléndida, delicada y única en el mundo que está considerada como la cultura madre de Japón. Es por ello que a menudo se denomina a Kioto “el Corazón de Japón” y se dice que sería imposible conocer el país sin visitar esta maravillosa ciudad, que alberga unos 1.600 templos, 250 sepulcros, 60 jardines, 24 museos, 2 villas imperiales y los lugares más fotogénicos del país. Muchos de sus templos se fundaron hace unos mil años pero han sido destruidos por terremotos, incendios y guerras, para ser reconstruidos una y otra vez. A causa de su relevancia histórica, la ciudad se libró de algunos bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. El Shinkansen conecta Tokyo con Kyoto en 2 horas y 40 minutos. La ciudad se encuentra a 1 hora y 15 minutos del Aeropuerto Internacional de Kansai, cerca de Osaka.kioto

Kioto puede subdividirse de manera general en cinco áreas: Rakuhoku (norte), Rakusei (oeste), Rakuchu (centro), Rakuto/Higashiyama (este) y Rakunan (sur). Hay múltiples maneras de disfrutar las características únicas de esta ciudad histórica, su arquitectura, jardines, tradiciones budistas, festivales, Kaiseki (preparación del té), artes y artesanías. Una de las mejores maneras de recorrer la ciudad es andando e intentando salirse de los recorridos prefijados. Se vaya donde se vaya, siempre se disfrutará de sus encantos.

En el centro de Kyoto, descubrirá el Palacio Imperial, cuya arquitectura es conocida por haber alcanzado la quinta esencia de la simplicidad. (Atención: debe hacer una reserva, presentando su pasaporte, 20 minutos antes de las visitas guiadas de las 10:00 o 14:00 horas). Cerca del palacio se encuentra el Castillo Nijo, con la arquitectura más suntuosa, que fue la residencia del shogun Tokugawa Ieyasu durante sus escasas visitas a la ciudad.

Gion Corner, cerca de Shijo-Kawaramachi, es el lugar ideal para descubrir el teatro y las artes tradicionales. Los restaurantes de estilo antiguo, decorados con un gusto exquisito, contribuyen al ambiente refinado que emana el barrio. En el área de Higashiyama, el Templo Sanjusangendo se distingue por las 1.001 estatuas de madera dorada de Kannon, la diosa de la misericordia. El Templo Kiyomizu es famoso por su espectacular construcción sobre pilotes de madera, dominando un precioso valle y ofreciendo magníficas vistas sobre la ciudad. El Templo Ginkakuji, el Pabellón de Plata, debe su fama a su preciosa arquitectura y a sus jardines paisajísticos minimalistas.
La Villa Imperial Katsura, en los barrios oeste de Kyoto, es considerada una de las joyas más bonitas de la arquitectura y de los jardines paisajísticos tradicionales japoneses. La Villa Imperial Shugakuin fue construida en el siglo XVII por el shogunato Tokugawa para servir como lugar de retiro del Emperador Go-Mizuno. Para visitar ambos lugares hay que obtener una autorización de la Agencia de la Casa Imperial. Atención: la autorización puede tardar más de una semana. Presente su solicitud lo antes posible.

Arashiyama, a 20 minutos en tren del centro de Kyoto, cuenta con un gran número de templos y de tenderetes. Podrá disfrutar de la visita tanto a pie como en bicicleta y dar un precioso paseo los días de buen tiempo.
Al oeste de Kyoto es donde se encuentra el paraíso de los turistas: los Templos Kinkakuji y Ryoanji. El reluciente Kinkakuji, llamado el Pabellón de Oro, ofrece un notable contraste con el jardín Ryoanji, cuyo jardín de piedras, formado por rocas y arena blanca, encarna la más pura simplicidad.