Saber beber Sake – Etiqueta-

Algunas personas insisten en que el sake debe beberse frío, sin embargo, hoy en día, la temperatura de esta bebida dependerá de la estación del año y de las comidas que se sirvan con él.

Sólo el sake de la mejor calidad debe servirse frío. El menos caro debe servirse caliente. Para ello, coloca el tokkuri (botella especial de cerámica usada como jarro) en un recipiente con agua hirviendo, para que se caliente a la temperatura adecuada. Los expertos aseguran que si escoges beberlo caliente, nunca debe ser superior su temperatura a la corporal. Si nosotros somos los anfitriones, debemos ser los que sirvamos a nuestros invitados. Sostenemos el takkouri con ambas manos y las palmas enfrentadas, mientras llenamos el ochoko  (taza pequeña generalmente blanca usada como vaso) de cada persona.

Para beber, toma tu ochoko sujetándolo en tu mano izquierda y manteniéndose con tu mano derecha, huele su aroma antes de tomar un pequeño sorbo, luego vuélvelo a colocar sobre la mesa (el llenado debe de ser hasta el borde del vaso), “NO caer en la tentación de beber el sake como si fuera un chupito”. Para el llenado posterior si el ochoko no está el la mesa, lo sostenemos igual que para beber.  Cuando bebamos, no tenemos que olvidar el brindis: “¡Kampei!”  que es como se dice en Japón.

Como curiosidad decir que el Sake recibe diferentes nombres dependiendo de la temperatura a la cual se esté sirviendo. Por ejemplo, se lo llama Hinata-han cuando es servido a menos de 30°C , Nuru-kan a 40°C , o Atsu-kan a 50°C. Recordar que es una bebida alcohólica y tenemos que beberla con moderación.

Sake

El sake es una palabra japonesa que significa “bebida alcohólica”, sin embargo en los países occidentales se refieren a un tipo de bebida alcohólica japonesa preparada de una infusión hecha a partir del arroz, y conocida en Japón como nihonshu (“alcohol japonés”). Se toma normalmente como aperitivo o para acompañar al sushi. Contiene entre 14º y 16º grados alcohólicos. Se sirve helado (hiyazake), templado o caliente (atsukan). Se debe calentar en baño María y la temperatura apropiada para servirlo es entre 36º y 40ºC. En Japón se sirve frío o caliente dependiendo de la época del año o de la comida que acompaña. Se bebe en pequeñas tazas de cerámica o vidrio llamadas choko y las vasijas de cerámica donde se coloca se conocen como tokkuri. Los japoneses dicen que cuando se bebe sake se debe llenar la taza del acompañante, pero nunca la propia, al servirlo se debe levantar la taza dejándola reposar sobre la mano izquierda, mientras se sostiene con la derecha.

Según algunos tiene sus orígenes en China alrededor del 4800 adC, proceso que luego fue exportado a Japón. En un principio fue denominado kuchikami no sake, o “sake para masticar en la boca”. Las enzimas de la saliva convertían el almidón del arroz en azúcar. Entonces esta mezcla azucarada era combinada con grano recién cocinado y puesto en fermentación natural. Esta forma antigua de sake era baja en alcohol y era consumido como papilla.Tanto el sake que se producía en China como en Japón era ofrecido a los dioses y formaba parte de un gran número de rituales religiosos. Aún hoy día, en las bodas celebradas en Japón se ofrece a los novios una pequeña taza de sake.

Ya en el siglo VII los métodos y técnicas para la elaboración del sake habían mejorado notablemente. Se había vuelto muy popular e incluso en el palacio imperial de Kioto (capital de Japón en aquella época) existía una organización encargada de la preparación de esta bebida. Durante el período Heian se elaboraron nuevas técnicas con las que se aumentaba el nivel de alcohol y se reducía la acidez. A partir de entonces, las técnicas fueron mejoradas constantemente. Se utilizaba un puré de entrada o “moto” donde el objetivo era cultivar la mayor cantidad de células de levadura antes de la preparación. Los productores de sake ya eran capaces de controlar con mayor consistencia el proceso de conversión del almidón a azúcar en el arroz.

Durante la Restauración Meiji, se establecieron más de 30.000 fábricas de sake a lo largo de todo el país. El gobierno aumentó entonces los impuestos que gravaban esta bebida alcohólica, y las fábricas se quedaron reducidas hasta 8.000. Muchas de estas compañías aún operan hoy produciendo sake.

En 1904 el gobierno creó el Instituto de Investigación de Fabricación de Sake y desde entonces se producen anualmente cataduras de sake.