Ueno

Realizada por: Fernando Villasanta

Realizada por: Fernando Villasanta

Se trata de uno de los puntos característicos que nos podemos dejar de visitar en el caso de que tengamos la suerte de llegar de vacaciones a Japón y más precisamente a la ciudad de Tokio.
Realizada por: Fernando Villasanta

Realizada por: Fernando Villasanta


Ueno Alberga el mayor parque de Tokio. Es el lugar al que acuden los tokiotas cuando florecen los cerezos. En primavera, el parque es todo un espectáculo con sus más 1.000 árboles. Alberga varios museos, así como el Zoológico Ueno, que tiene algunos interesantes templos y altares, incluyendo la versión tokiota del altar Nikko Toshogu. El Museo Nacional de Tokio conserva tesoros artísticos japoneses, mientras que el Museo Nacional de Arte Occidental y el Museo de Arte de Tokio Metropolitano albergan significativas exposiciones itinerantes. El cercano Ameyojo ofrece una experiencia muy diferente, un bullicioso mercado paralelo a las vías de la estación Ueno. El nombre significa “sendero dulce” y los productos no defraudan. Hay todo tipo de confitería, ropa, alimentos y especias a bajos precios.
Los japoneses cuentan con muchas cosas interesantes que nos llevan a pensar que es el lugar ideal para viajar y esta no es más que otras muestra de ello, porque en el parque Hueno no hay manera de que nadie pero nadie se pueda aburrir, puedo dar fe de ello y en la proxima visita a Tokio sin duda pasaré por Ueno.
La foto superior es del mercado paralelo a las vias.
La foto inferior es la de una parte de la fachada del museo.

Anuncios

Ueno

El distrito Ueno es típicamente lo que se llama el shitamachi de Tokyo, es decir, el barrio popular. Hoy en día, se articula alrededor del parque y de la estación del mismo nombre. El parque fue inaugurado en 1973, pero había sido ofrecido en 1924 por el emperador Taisho a la municipalidad de Tokyo, de ahí su nombre Ueno-Onshi Koen, o “parque de Ueno, regalo Imperial”.

Alberga varios museos, algunos de los más importantes de Japón, templos y santuarios, un zoológico y, sobre todo, numerosos cerezos bajo los cuales los habitantes de Tokyo se congregan en el momento de la floración para beber, reír, comer y cantar durante el tradicional hanami. La estación Ueno es uno de los nudos ferroviarios más importantes.

Al pie de la estación se extienden las calles peatonales de Ameyoko, bazar al aire libre donde se encuentran tanto productos alimenticios como camisetas a precios de ganga.