kamikaze “Viento Divino”

El origen de la palabra y mito kamikaze se origina en el siglo XIII, cuando una flota procedente de Mongolia, bajo el mando de Kublai Khan,  en costas japonesas con la finalidad de invadir el país en el año 1281. Afortunadamente para los habitantes, quienes no estaban preparados para combatir contra un ejército mucho mejor preparado y enfrentar una invasión de grandes proporciones, un tifón arrasó la flota invasora,  dicho tifón fue llamado Viento Divino (Kamikace) y considerado como una señal de que Japón era el elegido por los dioses y, por lo tanto, éstos se encargarían de su seguridad y supervivencia.

La palabra kamikaze, tiene su origen en el idioma japonés, surge de la lectura equivocada por parte de los traductores estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial de los kanjis. El empleo de la palabra kamikaze se propagó fuera de Japón y fue aceptada mundialmente como válida, aunque, dentro del mismo país, a los pilotos que dirigían sus aviones para estrellarse deliberadamente contra barcos enemigos se les conocía por el nombre de Shinpū tokubetsu kōgeki tai  “Unidad Especial de Ataque Shinpū” o por su abreviación tokkōtai.