Koryu o escuela de Iaido Suiō-ryū Iai Kenpō

Introducción.

Suiō-ryū Iai Kenpō  es una escuela (koryū) tradición marcial antigua  de combate con armas japonesas.
Fue fundada por Mima Yoichizaemon Kagenobu (1577-1665) al final del período Sengoku.
El estilo es una tradición marcial integral (sōgō bujutsu) cuyo eje es el Iaijutsu, incluyendo también kenpō, jōjutsu, naginatajutsu, kogusoku, wakizashi o kusarigamajutsu, aplicando unos principios unificados para todas ellas.

Historia.

Mima Yoichizaemon Kagenobu (1577–1665) nació en la Provincia de Dewa. Su padre era Mima Saigū, un sacerdote en el Santuario Jūnisha Gongen.
En su juventud estudió la escuela Bokuden-ryū de esgrima, así como un estilo de jō (Kongō Jō jōhō) practicado por los sacerdates Shintō de la montaña.
Cuando tenía 18 años, combatió en un duelo amistoso con un amigo de su padre, el samurai Sakurai Gorōemon Naomitsu.
Naomitsu le derrotó utilizando técnicas de iai de la escuela Hayashizaki y a partir de aquel momento comenzó a estudiar con él.
Después de recibir instrucción en estas técnicas y de prometer crear un estilo propio, Yoichizaemon viajó por todo Japón para probar sus habilidades contra otros artistas marciales.
Durante este período se entrenó en el naginatajutsu de los monjes budistas del Monte Hiei, técnicas que los monjes aplicaron a menudo durante el período Sengoku.
Yoichizaemon no se contentó con desarrollar solo el lado físico de su arte marcial durante este tiempo.
Continuó entrenando en prácticas ascéticas, y meditaba todas las noches, incluso haciendo largos retiros a lugares sagrados apartados en lo profundo de las montañas. Su perseverancia en su entrenamiento físico y espiritual lo condujo a su iluminación.
En el vigésimo año de sus esfuerzos, le llegó una visión de gaviotas blancas flotando sin esfuerzo y sin pensamiento consciente sobre el agua, y se dio cuenta de que ahora podía usar su espada de la misma manera sin esfuerzo.

Basándose en su visión, Yoichizaemon creó las 64 técnicas básicas de la tradición y nombró el estilo que surgió de su revelación «Suiō-ryū», utilizando los kanji de agua (水) y gaviota (鷗).
Los aspectos espirituales y filosóficos de la tradición impregnan las técnicas de Suiō-ryū y las técnicas están directamente vinculadas a las enseñanzas de Mima basadas en el Ryōbu Shintō, un sistema de interpretación de las deidades Shintō en el budismo Mikkyō.

Yoichizaemon continuó entrenando y viajando a lo largo de su vida, y a los 67 años se retiró.

Su hijo, Mima Yohachirō Kagenaga, se convirtió en el sucesor de Suiō-ryū.
A las técnicas básicas establecidas por el fundador, Yohachirō agregó diez formas llamadas «Goyō» y «Goin», que sirven para establecer una técnica básica sólida.

El noveno sōke, Fukuhara Shinzaemon Kagenori, creó el estilo Masaki-ryū Fukuhara-ha Kusarigamajustu, en parte basado en el Masaki-ryū de Manrikigusari, que se ha transmitido desde entonces a través de cada sōke de Suiō-ryū Iai Kenpō como una tradición separada.

La transmisión oral de las técnicas de la tradición continúa en la actualidad, siendo su 15º sōke Katsuse Yoshimitsu Kagehiro (también 7º dan kyōshi de iaidō, 7º dan kyōshi de kendo y 6º dan renshi de jōdō).


La sede de la tradición, el Hekiunkan Dojo​ («Salón de las Nubes Azules»), se encuentra en Ciudad de Shizuoka, prefectura de Shizuoka, Japón

Iaido y Aikido TAMURA Shihan

 

El Iaido es una ayuda para la práctica de Aikido y viceversa.
En Aikido hay un adversario.
En Iaido practicamos solos.
Ambas prácticas son mentalmente diferente.
La practica de estar solo en Iaido permite el autocontrol, más fácilmente.
Necesitamos ambas formas de conveniente.
Por ejemplo, con Iaido, se es más fácil encontrar los principios del corte y luego aplicarlos
con un compañero en Aikido.
Echemos también flexibilidad, al practicar solo, si uno no es flexible, no no funciona.
Todo el trabajo de Aikido es así, del sable.
Al hacer un Ushiro ukemi es exactamente como en Iaido.
Actualmente, muy pocos practicantes lo hacen como si sacara el sable.
Normalmente, el samurái saca la espada contra un ataque y simplemente tenía que hacerlo, independientemente de la situación.
En Iaido, aprendemos a hacerlo.
Si uno trabaja bien en Iaido, podemos encontrar soluciones para el Aikido.

Estoy muy contento de que haya una asociación que defienda la práctica de Iaido relacionada con Aikido.

TAMURA Shihan

Iaido en Alicante

El domingo 5 de julio de 2022, podemos disfrutar de una clase de  Iaido, dirigida para todos los niveles, básico, intermedio y avanzado.

Si estás interesado, si has practicado o tienes curiosidad, te estaremos esperando.

El Iaido en japonés, 居合道 es un arte marcial japonés relacionado con el desenvainado y el envainado de la katana. Era practicado por los samuráis, especialmente en el periodo Edo. Estas técnicas surgen principalmente para poder atacar o defenderse a la vez que se desenvainaba, comenzando por tanto el enfrentamiento con el arma aún en la saya (vaina) y desenvainando con la velocidad apropiada para atacar o contraatacar al oponente sin darle tiempo a reaccionar. La principal idea del Iaido es ser capaz de reaccionar correctamente ante cualquier situación inesperada.

Estas técnicas de desenvainado surgieron entre los siglos XV y XVI, y existieron una gran cantidad de tradiciones marciales o «Ryu» (escuelas) que las incluían dentro de sus enseñanzas. Cada una de estas escuelas enseñaba técnicas, estrategias y conceptos diferentes, y tenían formas de enseñanza y entrenamiento distintas. Hoy en día se utiliza el término koryu para referirse a esas escuelas antiguas, e incluso existieron algunas de ellas dedicadas exclusivamente a enseñar técnicas de desenvainado.

Algunas de estas escuelas han llegado hasta nuestros días y continúan practicándose. También se han creado programas modernos que reúnen formas de Iai adaptadas de algunas de esas escuelas tradicionales, como el caso del ZNKR Iaido (o Seitei iai), o el ZNIR Tōhō Iaido. Para diferenciarlas de las formas antiguas, no se utiliza el término «escuela» para referirse a estas formas modernas de trabajo. Es habitual que los principiantes comiencen practicando formas de trabajo modernas, para más adelante profundizar practicando además una koryu o escuela, aunque esto no tiene por qué ser siempre así.