Shimekazari. Fin de año VII

Este adorno se coloca en el dintel de la puerta durante el Año Nuevo para expulsar a los malos espíritus. Decorado con diversos artículos de la suerte, shimekazari está compuesto por una cuerda sagrada hecha de paja de arroz, llamada shimenawa, y que lleva colgada unas tiras de papel en zig-zag, llamadas shide. Además, también suele llevar otras decoraciones en función de si se desea una larga vida, felicidad, o una familia con muchos descendientes, con lo que encontraremos shimekazari decorados con una pequeña naranja o mandarina llamada daidai (que suena igual que “de generación en generación”), con alga konbu, con langosta, con pequeños abanicos, con un manekineko, etc.

shimekazari

Shimekazari, junto con otros adornos, como kadomatsu, son llevados a los santuarios locales para ser quemados después de Año Nuevo.

Anuncios

Costumbre japonesa

Hay una antigua costumbre en la que al invitado se le ofrece el asiento que mira hacia la entrada o hacia la parte principal de la habitación. Luego , la persona de mas edad o mayor rango se debe sentar frente al huesped.

mesa japonesa

Chouchin, farol japones

Chouchin son un tipo de faroles muy simples, originarios de China. Son habituales en la entrada de templos budistas, en festivales tradicionales y en la entrada de restaurantes y bares. Se utilizan a diario, no sólo en celebraciones, pero no se prenden con aceite como los tourou sino que se utilizan bombillas.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cómo hacer faroles japoneses con Papel Mache

Las lámparas de papel son una parte integral de fiestas y celebraciones, tanto en las culturas japonesa y china. En Japón, la linterna de papel se hace con washi, un papel tradicional japonés que se instala sobre una estructura de bambú para cubrir la fuente de luz. Pequeñas lámparas de papel son a menudo unidas y colgadas en el techo. Puede crear una versión de papel maché de una linterna japonesa, con un globo y un pañuelo de papel. Si tenemos niños pequeños en la familia, pueden disfrutar en especial de ensuciarse, ya que crean sus propias linternas de papel para colgar en la casa.
Cosas que usted necesita:

Pegamento
De agua
Cuenco
Un pañuelo de papel, de cualquier color
Pincel
Pintura
Alambre de cobre
Vela con pilas
Cinta de doble cara

Preparar la mezcla de papel maché, combinando partes iguales de cola y agua en un tazón. Difusión de periódicos para proteger la superficie que está trabajando.
Cortar el papel de seda en tiras gruesas.
Infla un globo al tamaño deseado y atar el extremo. Dibuje un círculo alrededor del extremo atado que es ser lo suficientemente amplia como para adaptarse a su mano en el interior después de poner la vela in
Sumerja una tira de papel de seda en la mezcla de papel maché, luego coloque sobre el globo, horizontal. Suavizar el papel de seda sobre la marcha con un pincel pequeño.
Cubrir todo el globo con unos cinco o seis capas de tiras de papel de seda de esta misma manera, hasta la línea que dibujó a finales atadas.
Establecer el balón con la punta atada sentado en la parte superior de una lata de café o algo similar para que la cola y papel de seda para secar toda la noche.
Pintura de la linterna de papel maché, una vez que esté seco, añadir colores, diseños y cualquier diseño que usted desea.
Estallar el globo. El papel de seda endurecida se puede pegar al balón y se encogen un poco una vez que el balón se metió. Si es así, empuje con cuidado la linterna de nuevo en forma desde el interior.
Haga un pequeño agujero en uno y otro lado de la linterna cerca de la orilla y conecte el cable delgado y flexible a los agujeros de la creación de un mango.
Coloque una vela de pilas en la linterna. Seguro que en el suelo con la linterna fuerte cinta de doble cara.
Consejos y advertencias
El uso de papel de seda de colores de luz para asegurarse de que la luz es capaz de brillar a través.
Coloque las hojas entre las capas de papel de seda para crear un efecto dramático cuando la linterna se enciende.
Evite el uso de velas de verdad que son propensos a caer otra vez en los faroles. Una vela con pilas es su opción más segura.

Dirk Muller en Madrid

En Madrid se ha celebrado el curso de Aikido dirigido por el sensei Dirk, esta es una de las fotos oficial del un curso fabuloso y lleno de matices a trabajar. Gracias a la organización por la acogida y trato fabuloso que he podido experimentar y gracias a Dirk sensei por sus enseñanzas. Nos vemos pronto, aprovecho para recordar a todo el que pueda acercarse a practicar , que tendremos en Alicante a Dirk sensei el tercer fin de semada de septiembre.
IMG-20130317-WA0006

Noro Sensei

Noro Sensei, alumno directo de Morihei Ueshiba.

Japon--4-
En la foto: Noro Masamichi, Ueshiba Kisshomaru, Ueshiba Moriheï, Toheï Koichi, Tada Hiroshi.

Masamichi Noro, pionero y fundador del Aikido Kinomichi nos ha dejado (1935-2013).
En el día de la fecha (15 de marzo) Noro sensei ha dejado el mundo terrenala las 12:42 con su familia. El sufrimiento hace algunos años hizo que se retirara poco a poco de la vida pública.

Japon--3-
En la foto: Noro Masamichi, Ueshiba Kisshomaru, Kanaï Mitsunari et Tamura Nobuyoshi.

Mis más sentidas condolencias para sus familiares y alumnos.

Osechiryori. Fin de año V

En un principio, durante los primeros tres días del Año Nuevo era un tabú para utilizar una chimenea y cocinar comidas. Osechi fue hecho por el cierre del año anterior, ya que las mujeres no cocinaban en el Año Nuevo. Al parecer, la comida especial fue desarrollado para reducir la cantidad de trabajo doméstico que las mujeres tenían que hacer durante los tres primeros días del Año Nuevo.

osechi

En los primeros días, osechi consistía sólo en nimono, verduras cocidas con salsa de soja y azúcar o mirin.  Durante generaciones, la variedad de alimentos incluidos en osechi ha aumentado.Hoy osechi puede referirse a algo preparado especialmente para el Año Nuevo, y algunos platos extranjeros han sido adoptados como “occidentalizada osechi” o como “estilo chino osechi”. Y mientras osechi era tradicionalmente preparados en el hogar, también se venden ya hechas en las tiendas especializadas, tiendas de comestibles, e incluso tiendas de conveniencia, como 7-Eleven .

Toshiro Suga

Toshiro Suga sensei (nacido el 22 de agosto 1950).

Nacido en Tokio, sus maestros de Aikido incluyen Morihei Ueshiba y Morihiro Saito. Durante muchos años fue profesor de las fuerzas militares en Canadá. Ha participado en seminarios internacionales.

Tuvo una breve carrera en el cine, gracias en parte a su estudiante Michael G. Wilson , en su parte más conocida como Chang fue en el 1979 James Bond película Moonraker .

También asistió a las clases diarias de Morihei Ueshiba, Mitsugi Saotome , Akira Tohei , Yasuo Kobayashi , Koichi Tohei , Kisshomaru Ueshiba y Morihiro Saito.Toshirô Suga llegó a Francia durante el verano de 1971 y se reunió con Nobuyoshi Tamura sensei. Ahora está encargado de Enseñanza Nacional con el FFAB , y es 7 º Dan (6. Dan Aikikai de Tokio). Él enseña durante todo el año en su dojo y durante el seminario de todo el mundo. He tenido el placer de conocerle y establecer una conexión especial, una gran persona y un gran aikidoka.

Iwama Santuario Aiki

Para poder apreciar plenamente la proclamación del nombre de Aikido y comprender algunas de las razones que hay detrás de ello, incluyendo los cambios en el pensamiento del Fundador, debemos dirigir nuestra atención a la creación del Santuario Aiki de Iwama , en la Prefectura Ibaraki, al nordeste de Tokyo. Este lugar, venerado por todos los alumnos de Aikido, jugó un relevante papel en el remozado comienzo de después de la Segunda Guerra Mundial. La idea de establecer un centro espiritual para el Aikido la concibió el Fundador alrededor del año 1935. Nació de una necesidad hondamente sentida de continuar la búsqueda de la verdad del universo a través del budó, y deseaba un lugar especial para llevar a cabo este propósito. Había conseguido que el Aikido arraigara con firmeza en Tokio, y su más puro deseo de difundir el verdadero budó por el mundo se estaba cumpliendo. Le satisfacían los éxitos alcanzados, pero al mismo tiempo esto no le parecía suficiente, deplorando, de hecho, la invasión de su vida privada y la falta de tiempo que la fama le había ocasionado. Osensei mostraba una completa indiferencia por las cosas que normalmente son objeto del deseo humano – posición social, honores y aplausos, riqueza y bienestar material -, y su única preocupación era el entrenamiento del espíritu través de la disciplina del budó.
Hacia 1935, haciendo uso de sus pequeños ahorros, empezó a comprar tierra de bosque en los alrededores de Iwama. Llevaba la agricultura en la sangre, como se hizo evidente en su empresa de colonización de Shirataki, en Hokkaido, y planeó cultivar la tierra y renovar la búsqueda de un budó espiritual; pero este deseo suyo de cultivar la tierra no era fácilmente realizable, ya que, como artista marcial reconocido, era constantemente invitado a diversos lugares y su apretado programa no le dejaba tiempo para proseguirlo. iwama%20dojo.
El intento en tiempos de guerra de agrupar todas las formas de artes marciales en una sola organización presentó una oportunidad única. Los acontecimientos hacían imposible la continuidad de las actividades normales de Aikido y ya no se le requería para supervisar su crecimiento, y cuando el panorama bélico se hizo más oscuro disminuyó el número de alumnos y declinaron las invitaciones para hacer demostraciones de Aikido. Así pues, sintió que éste era sin duda el momento ideal para él de tomar una decisión de cara a su futuro, y la orden de unirse a la Gran Asociación Japonesa Marcíal y Virtuosa fue la gota que colmó el vaso, de tal manera que Osensei proclamó el establecimiento del Aikido y finalmente tomó la decisión de retirarse a lwama, donde podía proseguir su propio camino.

Tenía tres planes encaminados a realizar su ideal de budó verdadero cuando se asentó en lwama. El primero era establecer un Santuario Aiki que simbolizara la Vía de aiki y el espíritu del Aikido. El segundo era construir un dojo al aire libre, impregnado con el ki de la naturaleza, donde se pudiera enseñar el budó ideal de Take-musu. Y el tercero, llevar a cabo su ansiado sueño de unificar la agricultura con el arte marcial. Aspiraba a relacionar el entrenamiento del budó (take) que armoniza con la protectora fuerza vital (muso), con el trabajo de la agricultura, a través del cual la tierra produce el alimento que sustenta la vida.
El Santuario Alki fue concebido para rendir homenaje a los cuarenta y tres dioses que protegen y dan poder creativo al Aikido, y para ser el centro sagrado de todos los practicantes de Aikido que se comprometen en promocionar la Vía para todos los seres. Los cuarenta y tres dioses son las deidades marciales, los reyes dragones y las encarnaciones glorificadas en el saber tradicional popular japonés. El Fundador creía firmemente que su destreza en el budó no provenía de sí mismo, sino de los dioses que lo protegían y que nutrían esta habilidad. Esta era su fe fundamental, pero lo más importante es que esto demuestra su humildad y su autodisciplina; encomendándose a un poder mayor nunca se volvería arrogante por los logros conseguidos. Esta humildad, compendio de su sinceridad y de su devoción por el entrenamiento, es algo que deben tomarse a pecho todos los practicantes del Aikido.
La disposición del Santuario Aiki está basada en los principios del koto-dama. La colocación del santuario interior, la sala de culto, la puerta de entrada, etc, están todas de acuerdo con los tres principios del triángulo, el círculo y el cuadrado. Estos tres signos son símbolos del ejercicio de respiración en el estudio del koto-dama. En palabras del Fundador:

Cuando el triángulo, el círculo y el cuadrado se convierten en uno, hay movimiento en rotación esférica junto con flujo de ki, y aparece el Aikido de sumi-kiri.imagesCAS4WYL2

El hecho de que el Santuario Aiki, que refleja una elaborada filosofía, pudiera completarse en los difíciles años al final de la Segunda Guerra Mundial, se debió a los esfuerzos de un maestro carpintero llamado Matsumoto, que vivía en lwama, y al incansable apoyo de numerosos practicantes desde el comienzo del Aikldo. La terminación del santuario principal del Santuario Aiki en 1943, fue una ocasión que hizo derramar lágrimas de feilcidad al Fundador. Su sueño de toda la vida se había hecho realidad, y los cimientos del Aikido estaban echados. El Santuario es ahora la meca de todos los auténticos alumnos del arte.
La construcción de un dojo al aire libre, segunda parte del plan del Fundador, tuvo lugar en una esquina de su granja, pero con el incremento del número de alumnos fue necesario construir un pequeño dojo interior de treinta tsubo (90.9 m2) Fue completado en 1945, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, y supuso una desviación del objetivo original de combinar la agricultura con el arte marcial, pero trajo inesperados beneficios al Aikido.
Durante los tres años después de la guerra, el Hombu dojo de Wakamatsucho se vio obligado a reducir sus actividades por una serie de razones, entre ellas la prohibición impuesta a todas las artes marciales por las Fuerzas de Ocupación Aliadas. Entonces todas las actividades del dojo central se trasladaron a Iwama, de forma que, gracias a este dojo, el Aikido pudo perdurar en una época en que el clima y la actitud general hacia las artes marciales eran fuertemente negativas. Hoy en día el dojo de Iwama se llama Ibaraki Dojo y está dedicado a la memoria del Fundador.

El Fundador había acariciado desde hacía mucho tiempo el ideal de establecer un centro Aikí, y que esto se hiciera realidad, aún con pequeñas modificaciones, en mitad de los difíciles años de la guerra y en los caóticos años de después de ella, era casi un milagro. Por tanto, debió ser muy gratificante para él haber sido capaz de escapar de la atareada vida de Tokyo para dedicarse totalmente a realizar el ideal del verdadero budó.

La vía de recuperación del Aikido comenzó en febrero de 1948, con la aprobación oficial del Aíkikai como nueva institución. Fue reconocido por primera vez públicamente en los Almacenes Takashimaya, en Tokyo, en septiembre de 1956, y la Primera Demostración Pública de Aikido patrocinada por el Aikikai se celebró en 1960 en la Sala Yamano, en Tokyo. El momento cumbre del restablecimieto de despues de la guerra llegó con la terminación del nuevo Hombu Dojo en enero de 1969.

SAMSUNG

Viendo la prosperidad que ha alcanzado el Aikido, qué menos que reflexionar sobre las decisiones adoptadas por el Fundador durante los años de la guerra e inmediatamente después. Si el Maestro Ueshiba en vez de retirarse a Iwama hubiera dejado que el Kóbukan Aikí-budó fuera engullido por la fusión de las artes marciales durante la guerra, la historia del Aikído podría haber terminado entonces. Ambos nombres, el del Maestro Ueshiba y el del Aikido, y su breve pero glorioso capítulo en el budó durante los años anteriores a la guerra, podían haber sido relegados a los libros de historia y con el tiempo convertirse sólo en oscuras leyendas en los anales de las artes marciales.

La reputación y el éxito actuales del Aikido se deben a la decisión del Fundador de dedicarse a la búsqueda espiritual de la esencia de las artes marciales en la alejada región de lwama. El Maestro Ueshiba demostró con su propio ejemplo que la prosperidad del Aikido no se mide por el número de seguidores, sino por la profundidad e intensidad de la búsqueda personal de la verdad a través del entrenamiento y de la práctica. A mi entender ésta es la más importante razón de que el Aikido sea hoy lo que es.

El dicho Zen «Reflexionar sobre nuestros pasos» nos advierte que hay que comprobar siempre si nuestros pies están en tierra firme. Como practicantes de Aikldo debemos siempre «Reflexionar sobre nuestros pasos», aunque nos movamos juntos hacia adelante con altos ideales y apasionados por la verdad.